El proyecto de ley ómnibus que envió al Congreso el gobierno de Javier Milei encendió la alarma de distintos sectores de la cultura, entre ellos, el de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip) debido al problema de financiamiento que genera a las más de 1.500 bibliotecas populares del país que afectará el fomento de la lectura y otras actividades socioculturales, al tiempo que perjudica a una entidad con un modelo de funcionamiento único en todo el mundo que privilegia la participación colectiva de la comunidad en la que cada biblioteca funciona.

La Conabip -dependiente del Ministerio de Cultura- fue creada por la Ley 419 del 23 de septiembre de 1870, impulsada por Domingo Faustino Sarmiento, apoya y fomenta el desarrollo de bibliotecas populares que no solamente permiten el acceso de los integrantes de la comunidad a la lectura, sino que además propicia iniciativas solidarias para que los vecinos puedan acceder a cursos de capacitación o hacer uso de las computadoras cuando así lo requieren, con lo cual el sentido de existencia trasciende el acceso a los libros, y pasan a ser organizadoras de las necesidades de la comunidad.

En ese sentido, la Biblioteca Popular Nosotros (Firmat) manifestó su preocupación ante el proyecto impulsado por Javier Milei. A su vez, en la visita de Pullaro a la ciudad, por intermedio del Intendente hicieron llegar una nota al gobernador de Santa Fe solicitando que “no se produzca el desfinanciamiento de las bibliotecas populares”.

“Lo que queremos es que la gente, no sólo los socios, sino toda la comunidad sepa lo que nos está por suceder”, expresaron desde la Biblioteca en comunicación con El Correo.

En ese marco, precisaron que están siendo parte de distintas reuniones virtuales con alrededor de 100 bibliotecas de todo el país con el objetivo de visibilizar la problemática que puede ocasionar la Ley Ómnibus.

Publicación en redes sociales

Desde la Biblioteca Popular Nosotros hicieron un posteo manifestando su preocupación y rechazo a la Ley Ómnibus:

“Y acá estamos para abrazarte y continuar resistiendo a los embates de los tiempos. Hoy más que nunca querida nuestra. Hoy más que nunca por lo que se ha logrado a través de estos 103 años de vida cobijando un Patrimonio de esta ciudad. Porque junto al Movimiento de Bibliotecas Populares de todo el país vamos a seguir con los brazos en alto. Porque el trabajo la voluntad y el compromiso de los y las que te amamos, nos moviliza a defenderte. Por todas las Bibliotecas hermanas del país abiertas!
Más que nunca Popular.
Más que nunca NOSOTROS!
Nunca más! NO AL DESFINANCIAMIENTO DE LAS BIBLIOTECAS POPULARES Y CONABIP“.

Nota enviada al Presidente por parte de la Confederación Argentina de Bibliotecas Populares

La CONFEDERACIÓN DE BIBLIOTECAS POPULARES DE ARGENTINA expresa su rechazo categórico al cercenamiento de recursos financieros que la Ley “Bases y Puntos de Partidas para la Libertad de los Argentinos” ejercerá sobre la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP) y la desarticulación de sus estructuras internas.

La Comisión Nacional regulada en la Ley 23.351 pero, creada en 1870 por Sarmiento, estipula una serie de beneficios fiscales que son ínfimos en el Presupuesto Nacional, pero vitales para el funcionamiento de las Bibliotecas Populares, como son la tarifa reducida en Correo Argentino, reducción en tarifas de servicios públicos –Electricidad, Gas, Teléfono- , no tributación de impuestos nacionales a la propiedad privada, subvención para el mantenimiento de edificios y compra de libros. El Presidente y su coalición de gobierno quieren suprimir estos beneficios, orillando a cientos de bibliotecas a su cierre en pocos meses.

La CONABIP se nutre de los impuestos a los grandes premios de lotería dándoles una función social a los juegos de azar. Estos tributos lejos de derogarse, sólo dejarán de ser destinados al Fondo Especial para Bibliotecas Populares, lo cual representa más del 60% de los ingresos de las Bibliotecas, que se traduce en Conectividad, Programas de Conservación de Patrimonio Histórico y Cultural de nuestros pueblos, y nos permite anualmente asistir a la Feria del Libro donde, con total Libertad e Independencia, nuestros bibliotecarios adquieren a un precio subsidiado libros de todo tipo, para millones de lectores, muchos en los confines de la Patria.

La Feria del Libro sobrevive gracias a las compras de las bibliotecas populares, y agrega el peligro de que se termine el Programa Libro % que nos permite comprar libros con 50% de descuento al derogarse la Ley 25.542 que protege a los lectores de la voracidad de grandes grupos editoriales.

Y como si el cercenamiento de nuestros paupérrimos recursos no fuera suficiente, la motosierra implacable del Señor Presidente apuntó hacia la estructura de gobierno interna de la CONABIP destruyendo el carácter REPRESENTATIVO Y FEDERAL de la Comisión al eliminar la Junta Representativa, donde las Bibliotecas Populares de las provincias y la Capital Federal hacen oír su voz ante la Comisión, que de ahora en más solo será manejada por funcionarios directamente nombrados por el Presidente de la Nación garantizando el silencio cómplice ante el pronto cierre de cientos de bibliotecas.

La filosa cadena de la motosierra presidencial no sólo quiere borrar la huella de las bibliotecas populares de Sarmiento, prócer que el Presidente dice admirar, sino que se elimina el Museo, Archivo y Biblioteca del Movimiento Obrero Argentino que testimonia la evolución histórica de la lucha obrera en la Nación. Se elimina también la Ley 14.800 que protege de demoliciones a teatros, siendo en el país muchas bibliotecas a la vez cine teatros.

Exhortamos al Señor Presidente de la Nación y los Señores Legisladores Nacionales a rever estas medidas que significan la desaparición de cientos de bibliotecas populares que se sostienen a merced del voluntariado de la sociedad civil, con el magro aporte de nuestros muy empobrecidos socios, con beneficios populares que hacemos resistiendo muchas bibliotecas sin ayuda de provincias y municipios, haciendo Cultura donde el Estado no llega y el Mercado no desea arribar.

Nos despedimos con las palabras del Presidente Sarmiento: un país sin libros es un país sin alma, sin tradición, sin espíritu, sin personalidad ni curiosidad.

Redacción/Fuente: El Correo
(Cooperativa de Trabajo desde 2017)

Abrir mas artículos relacionados
Abrir mas en  Cultura
Comments are closed.

Ver tambien

La Cabaña Baracutey de Cañada del Ucle fue multipremiada en Agroactiva 2024

Rodrigo Segurado continúa con el legado familiar de su abuelo y su papá. Fue él quien le t…